¿Por qué es importante la ley de acceso a la información en Argentina?

El sitio fue diseñado con el objetivo de dar a conocer mayor información acerca de un derecho fundamental de todos los ciudadanos: La ley de acceso a la información pública. Hoy es una deuda pendiente de nuestro Estado Argentino.
Durante el recorrido del sitio #AccesoAlaInfo vas a encontrar información y aclarar dudas sobre ¿Qué es una ley de acceso a la información?, ¿Por qué es tan importante como derecho?, así como conocer el estado parlamentario de los proyectos de ley en Argentina, los avances de los proyectos, el contexto internacional con los países que en América Latina gozan de una ley de estas caracteristicas.
La ley de acceso a la información pública es una herramienta que permite ejercer otros derechos, fortalecer la participación ciudadana, la rendición de cuentas en los tres poderes del Estado para generar mayor transparencia y menor incidencia de corrupción. Y como alcance, entre la relación entre Estado y sociedad civil, la ciudadanía podría ejercer un verdadero control de los actos de gobierno renovando la confianza que se tiene en ellas.
La ley de acceso a la información alcanza a todos los organismos públicos (incluyendo todos los niveles de gobierno, y los organismos que son independientes del poder ejecutivo, poder legislativo y poder judicial) y las entidades que realizan funciones públicas u operan con fondos públicos.
El objeto de la ley de acceso a la información es la transparencia de la función administrativa de todo organismo público, sea o no estatal, y garantizar el derecho fundamental de las personas al acceso a la información pública.
El alcance: Se considera información pública toda la que emane o esté en posesión de cualquier organismo público, sea o no estatal, salvo las excepciones o secretos establecidos por ley, así como las informaciones reservadas o confidenciales.
El derecho a acceder a la información: Es un derecho fundamental de todas las personas, sin discriminación por razón de nacionalidad o carácter del solicitante, y que se ejerce sin necesidad de justificar las razones por las que se solicita la información.
Un organismo garante de aplicación: Que la ley prevea que una institución especializada e independiente tutele el derecho de acceso a la información, es uno de los principios fundamentales para garantizar este derecho, para que asegure la efectiva aplicación, supervisión y promoción como buena ley de acceso a la información. Un órgano que se ajuste a las características previstas por la ley modelo de la OEA: una Comisión de la Información con personalidad jurídica propia, con autonomía operativa y que cuente con un presupuesto aprobado por el Poder Legislativo.
Escribinos
#AccesoALaInfo | Inés Selvood: Una oportunidad histórica
16828
post-template-default,single,single-post,postid-16828,single-format-standard,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_menu_slide_from_right,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-4.9.1,vc_responsive

Inés Selvood: Una oportunidad histórica

Hace 10 años perdía estado parlamentario un proyecto de ley de acceso a la información que había tenido un importante debate tanto desde las organizaciones de la sociedad civil (OSCs) como entre los legisladores. Pero, evidentemente, no había suficiente voluntad política ni empuje ciudadano para que el tema fuera tomado por la agenda pública. El país empezaba a estar en deuda con la democracia a escasos años de haberla recuperado.

Hoy el contexto es bien distinto. Legisladores presentan proyectos propios, consensuados algunos, trabajados junto con la sociedad civil otros; el Ejecutivo nacional prepara el suyo y lo envía para su discusión al parlamento; se convoca a audiencia pública; las OSCs se autoconvocan y sacan un comunicado; en los medios el tema resuena…como dijimos, el contexto es bien distinto pero la deuda aún no ha sido saldada.

La información es un elemento clave para el efectivo funcionamiento de las instituciones públicas en las sociedades contemporáneas. Gracias a ella no sólo es posible conocer la labor de los funcionarios sino también ejercer otros derechos cívicos y sociales, ya que la información se hace accesible a todos de manera simétrica. Esto permite, también, alcanzar el principio republicano de la publicidad de los actos de gobierno.

El derecho de acceso a la información es vital para fortalecer y mejorar las instituciones públicas y ha sido consagrado en nuestra Constitución Nacional, en diversos tratados internacionales.

No hay duda, entonces, de que el país sigue en deuda. Promover e institucionalizar políticas de transparencia, combatir la cultura del secreto y erradicar la discrecionalidad el manejo de la información en todos los ámbitos del Estado se logra sólo con una ley. Una ley que comprometa a los tres poderes del Estado, que garantice la independencia y nutra de recursos a la autoridad de aplicación -encargada de controlar y hacer cumplir la norma-, que promueva la transparencia proactiva y el estado abierto y que fomente la cultura de la participación ciudadana. En definitiva, que sirva de ejemplo nacional y que todos los distritos del país usen como guía.

Las organizaciones de la sociedad civil que vienen trabajando -empujando- el tema desde hace años, saben que es un momento clave para poder aportar sus conocimientos técnicos y así sacar la mejor ley posible, deben ser escuchadas en el Congreso. La región y el mundo nos adelanta en legislación y en experiencia de su uso, es necesario aprender de los casos exitosos y los estándares internacionales. Los legisladores tienen hoy la oportunidad histórica de ser los autores de una ley vital para el fortalecimiento de nuestra democracia. Ojalá no la pierdan.

Inés Selvood – Periodista. Jefa de Oficina de Gobierno Abierto en Consejo de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires y Ex Directora de Acceso a la Información Pública de la Universidad de Buenos Aires

No Comments

Post A Comment